Para la mayoría de las personas la piel no es más que una cubierta. Sin embargo, la piel es el órgano más grande del cuerpo humano y es responsable tanto de protegerlo de agresiones externas así como de comunicarse con el resto de órganos para desvelar heridas o enfermedades.

La piel humana es el mayor depósito de células madre adultas pero el paso del tiempo causa una reducción de su actividad provocando un deterioro de la piel. Además, el nivel de energía de las células se ve afectado por el ritmo circadiano; una buena oxigenación (desde dentro de la mitocondria) será vital para mantener las células madres en perfectas condiciones.

OXYSTEM estimula activamente la mitocondria para oxigenar la piel; activando de esta manera las células madre.

CATÁLOGO